Twitter

PoligrafoNW





Con la tecnología de Blogger.

Objetivos

Una prueba poligráfica, correctamente realizada, consta de varias fases. Inicialmente se realiza una entrevista previa o pretest, en la que examinador y examinado analizan el tema a investigar así como las preguntas que se formularán durante la fase de examen. Tras verificar que el examinado comprenda perfectamente la dinámica del examen así como las preguntas acordadas se comenzará con la fase de examen.


Durante la fase de examen (inferior a media hora de duración), se formularán las preguntas acordadas al examinado, mientras el polígrafo grabará las reacciones fisiológicas del mismo.

Tras finalizar la fase de examen, el examinador analizará y evaluará los datos obtenidos. En un breve plazo de tiempo se enviarán  los resultados (por correo electrónico o certificado) al examinado.

Mediante este sencillo sistema es posible investigar fraudes, robos en empresas, engaños, infidelidades. Es frecuente el empleo de exámenes poligráficos en el control rutinario y preventivo de personas a tratamiento de desintoxicación por drogas y alcohol. También se realizan controles periódicos a personas con anorexia o bulimia. 
Muchas empresas en las que parte de su personal maneja datos confidenciales realizan pruebas rutinarias al mismo con el fin de comprobar su honestidad. Empresas del sector seguridad realizan pruebas periódicas al personal encargado de manipular dinero, armas, etc. Comienza a ser frecuente el empleo del polígrafo en la complicada tarea de selección de personal, para puestos de alta responsabilidad. 

En España, salvo algunos casos excepcionales, el polígrafo se emplea fuera del ámbito judicial. Por contra, numerosos países occidentales (entre otros Estados Unidos, Rusia, Bélgica, Canadá, Inglaterra, Japón e Israel) lo emplean rutinariamente dentro del campo judicial y como valioso elemento auxiliar en las investigaciones policiales.


¿Es fiable?
 
Rotundamente sí, las técnicas poligráficas han avanzado mucho en los últimos años, diversos estudios recientes dan al polígrafo valores de fiabilidad que hacen que en pruebas forenses sólo sean superados por la prueba de ADN. Así, mediante técnicas especiales de examen se consiguen fiabilidades superiores al 96% en la detección del engaño (Validation Study on the Polygraph QZCT, James Allan-Ronald Reuss). El desarrollo de los polígrafos computarizados ha aumentado significativamente la fiabilidad del proceso.



Sus valores de fiabilidad son muy superiores a los de otras pruebas aceptadas rutinariamente dentro del campo judicial (como la espectrometría de voces). Es, tras la prueba de ADN, una de las técnicas forenses más precisas.

Las pruebas poligráficas están sometidas al seguimiento de estrictas normas estandarizadas (ASTM) desarrolladas por Comités Técnicos con la intención de seguir una metodología única y precisa.
 
Algunas de las normas son: 
  • ASTM E2062-10 "Guide for PDD Examination Standards of Practice"
  • ASTM E2229-09 "Practices for Interpretation of Psychophysiological Detection of Deception (Polygraph) Data"
  • ASTM E2439-09 "Guide for Instrumentation, Sensors and Operating Software Used in Forensic Psychophysiological Detection of Deception (Polygraph) Examinations"

Más información en la web de la American Polygraph Association con un resumen de los estudios de fiabilidad realizados.


Si desea más información o quiere realizar una prueba poligráfica o de VSA emplee el formulario existente en la sección de contacto  indicando sus datos y el objeto de la consulta o llámenos:





Created with Artisteer